viernes, 3 de septiembre de 2010

CAMBIANDO LA DEPRESIÓN EN LA CABEZA

Empleando la creatividad para diseñar un plan para externalizar la depresión en conversaciones con mujeres jóvenes. Sarah Penwarden

Traducción elaborada por Marco Del Toro Caviedes y Tania Vázquez Santoscoy 

Este ensayo explora los efectos secundarios del uso de la creatividad en la depresión. Y da ejemplos de las estrategias de la terapia creativa narrativa en conversaciones con mujeres jóvenes de la secundaria de Nueva Zelanda.

INTRODUCCIÓN
Mi interés en escribir este ensayo comenzó por escuchar a mujeres jóvenes hablar acerca de la depresión en sus vidas. Como consejera de la escuela, yo comencé en interesarme en explorar con estas jóvenes mujeres su experiencia de depresión, usando estrategias de terapia narrativa para conocer la depresión. En este proceso mujeres jóvenes se re-posicionan con respeto a la depresión. También me he interesado en traer al descubierto más historias de la operación de la creatividad en la vida de estas mujeres jóvenes esperando combatir totalmente los efectos de la depresión que ellas tienen.

USAR LA DECONSTRUCCIÓN EN LAS CONVERSACIONES ACERCA DE DEPRESIÓN
Como un terapeuta yo escojo tomar un estado de cuestionamiento respecto a las conversaciones acerca de depresión. En términos de señalar la depresión, prefiero permitir al cliente dar significado de la depresión y como ésta opera en sus vidas en vez de simplemente verla como un conjunto de síntomas diagnosticables. Stoppard (1997) argumentaba que la depresión como objeto es discursivamente construido en un lenguaje. Ella cree que la gente actúa socialmente la depresión, que tenemos un entendimiento implícito de cómo hacer la depresión. Y lo que se conoce como conductas depresivas son socialmente construidas. Viendo la depresión como un lenguaje construido con significado cultural específico adjunto yo escojo usar una curiosa posición con respecto a lo que las mujeres jóvenes llaman “depresión”.
 En muchas maneras veo la depresión como algo que etiqueta el significado que le dan las mujeres a las experiencias. Stoppard (2000) señala la importancia de que las mujeres pongan en teoría sus experiencias depresivas. Esto permite que las mujeres sean más afirmativas y menos estigmatizadas al interpretar sus experiencias. La consejería puede ser un espacio para que la gente defina y le de nombre a sus propias experiencias depresivas desde una posición de ser expertos en su propia vida. En mi trabajo con mujeres jóvenes he explorado los significados que ellas le dan a sus experiencias con la depresión y como este significado es construido en el transcurso de cada día de sus vidas. Y yo como terapeuta estoy interesada en cuestionar la depresión, no tomarla como algo fijo. Estoy involucrada en buscar el significado dado a la depresión en mujeres jóvenes y como ellas le dan sentido a sus experiencias en el mundo.


EXTERNALIZACIÓN
En mi trabajo con mujeres jóvenes en depresión tengo como objetivo externalizar la depresión. Shona Russell y Maggie Carey (2004) sugirieron que una vez que los problemas están externalizados o vistos como una entidad en vez de un aspecto inherente a la persona. Después pueden ser puestos en una historia y su impacto y efecto pueden ser manejados por la posición del problema interno de ellos, donde la persona está definida por el problema, para ser externo donde sus influencias y tácticas pueden ser expuestos, y la persona puede ganar la ayuda de otros en respuesta. Invitando a mujeres jóvenes a externalizar la depresión, yo busco facilitar un cambio de perspectiva en relación al problema. En externalizacion el problema cambia de interno (donde el cliente es dueño del problema y se identifica con él) a externo (donde el cliente puede meditar una relación entre él y el problema). A través de la externalización, el cliente puede relatar la relación entre él y la depresión en vez de ser el sujeto de historias acerca de depresión, de este modo el cliente renegocia su identidad en relación al problema. La depresión puede ser externalizada en una variedad de formas: en palabras e imágenes. Tradicionalmente ha sido representada en metáforas de color y estaciones: las azules con sentimiento gris, tiempos oscuros. Experiencias de la depresión pueden ser puestas en imágenes visuales, así como caer en un hoyo profundo o estar debajo de una nube oscura (Stoppard –2000, p.37). Dibujando imágenes de la fuerza externalizada (una representación visual) puede reforzar el proceso de externalización (Zimmerman & Shepherd 1993)

NARRANDO LA DEPRESIÓN:
The glommy well Ebony vino a consejería durante un periodo de dos años. Inicialmente ella quería discutir sobre la amistad y las dificultades en relaciones. En algún punto de cualquier manera la depresión se presentó expresada en cortaduras y pensamientos suicidas. Durante los tiempos oscuros Ebony creía que ella tenía una maldición. Ella describía una lucha en su cabeza entre varias Ebonys: la Ebony feliz, la Ebony creativa, Ebony inteligente (quien creía que estaba muerta), y la Ebony deprimida. Ella sentía que necesitaba la depresión y que eso la alimentaba. Su preocupación por ella misma era muy baja. Ella tenía muy poca esperanza de que le fuera a servir recibir ayuda. Para Ebony, la Ebony deprimida era más fuerte, y luchaba contra las otras Ebonys. En este momento era muy difícil darle espacio a la depresión, mientras ella se identificaba con la depresión y sentía que la necesitaba. En una sesión yo comencé invitando a Ebony a tener un papel de consultante para otra mujer joven que tenía problemas con depresión (Epston & White 1992). Ebony estaba interesada en ser una consultante para otros. Ella habló con sabiduría acerca de cómo la depresión parecía ponerse en medio de las relaciones con otros; cómo ahí había una reacción en cadena cuando otros se daban cuenta cuando te sentías deprimido y cómo se afectaban por ello. Ella hablaba acerca de pretender estar feliz y después sentirse mejor y más feliz. Ella introdujo la metáfora de la depresión como un pozo. Yo le pregunté acerca de lo qué significaba el pozo y cómo experimentaba el pozo. Juntas con conversación, con cuidado elaboramos esta metáfora. Al final de la discusión. Ebony dijo que sentía una gigantesca ráfaga de inspiración mientras hablaba con ella y que iba a seguir pensando en eso todo el día. Ella estaba feliz por haber colaborado a escribir la historia. Este tipo de escritura en donde yo tomo notas de la conversación de Ebony y lo convierto en una historia.

LA LUCHA DE EBONY CONTRA LA DEPRESIÓN-
En la que se aferra a lo que ha aprendido y a lo que sabe. Después de muchos años de depresión Ebony conocía la depresión muy bien. Le era familiar. La depresión era como un pozo, un desalentador y oscuro pozo. Estaba hecho de piedra gris. Cuando ella estaba al fondo del pozo no podía salir de él. Ebony aprendió que lo que necesitas es evitar llegar al fondo del pozo. También aprendió que otros pueden ayudarte. Algunas personas pueden hacerlo, sin siquiera darse cuenta. Ella supo por experiencia que una vez que estas en el pozo es muy difícil escalar fuera de él. Ya que se podía caer de nuevo si dejaba que algo le afectara. En algunas ocasiones Ebony se veía arriba del pozo, sentada en la cima; sintiéndose insegura, balanceándose, esperando que una ola de viento la hiciera perder el equilibrio. Lo único que podía hacer era intentar caer para atrás en lugar de hacia adelante, sobre el pasto y no otra vez hacia el pozo.
A pesar de que caer para atrás sería difícil y doloroso, era mejor que caer al pozo. Todo era relativo. Arriba, en el pasto, había personas que la apoyaban. Ese era el consejo que quería darse ella misma: caer hacia atrás en lugar de adelante. Eventualmente sería mejor. El pasto era suave y era una caída más pequeña. Solo necesitaba el coraje para caer hacia atrás. Esto era difícil ya que el pozo ya le era familiar en cambio para caer hacia atrás no podía hacer nada más que confiar. Había algo que la llamaba hacia el pozo. Había más comodidad en la depresión. Parecía que nadie más entendía eso. Pero abajo en el pozo ella sabia que se acostumbraría a estar sola en un lugar frío y oscuro. Se sentía segura abajo; nadie la podía lastimar. Pero luego vería arriba algo bonito- un árbol, una mariposa, la cara de alguien- y esto le daría la determinación para subir. Esto no era fácil a veces. El agua fría del pozo era paralizante. Había cierto entumecimiento que venía con la depresión. Pero también tenía que ver el enfoque. Si miraba arriba podía ver el cielo y la luz. Y se motivaba. Ella sabía que debía seguir buscando algo que la hiciera feliz. Ebony sabia del poder del pozo, parecía que la acercaba más, le ofrecía comodidad. Había estado en el pozo antes. La primera vez, algo la empujo; tal vez la muerte de su mamá. Que tardó tiempo en asimilarlo, y en algún punto el pozo se volvió seguro. En ese momento no podía imaginarse en un lugar bonito. El pozo parecía mas seguro que el mundo de afuera. Ebony tenía ese sentimiento cada vez que se acercaba al pozo. Empezaba con un dolor en el pecho. Se iba a pegar a ella, como un pillín- que no la dejaba irse, agarrándose fuertemente de su pecho. Llegaron tiempos después en los que veía el pozo venir, lo podía sentir. Estaba aprendiendo de su propia experiencia que solo tenía que alejarse del pozo. 

EXTERNALIZANDO LA DEPRESIÓN
 En mi trabajo con Ebony, estaba buscando oportunidades para separar “la depresión” de Ebony lingüísticamente, para evitar que ella gane una nueva perspectiva sobre ella. El cambio de posición ocurrió cuando Ebony fue invitada a actuar como consultante para otras mujeres jóvenes luchando contra la depresión. Cuando ella fue invitada a darle nombre a algunos de sus aprendizajes y haciéndose experta en luchar contra la depresión, el problema se volvió descentrado, y el conocimiento y habilidades de Ebony salieron a la luz. Colaborando con una metáfora visual, Ebony fue capaz de describir las características y efectos del problema, y desarrolló una poderosa historia sobre sacar del hoyo. De esta manera, la historia de Ebony mientras la contaba era tanto productiva como descriptiva de su experiencia. Como Michael White ha dicho “las historias sin formas de la vida... Tienen efectos reales e imaginarios- estas historias muestran la estructura de la vida”. Una vez que la depresión fue visualizada de forma creativa, Ebony pudo “jugar” con la externalización y desarrollarla. Ella fue consciente de las diferentes posiciones que podía tomar acerca del fondo del pozo, mirar hacia arriba, escalando, sentándose en la cima, recostándose en el pasto, caminando hacia él, caminando en contra de él. De esta manera, historiando la depresión, Ebony fue capaz de ganar cierto poder. A Ebony se le ocurrió un consejo para ella: “No vayas cerca del pozo”.

 LA TRAMA: EL REGRESO DE LA CREATIVIDAD
Mientras platicábamos, también me di cuenta que otro tema emergía de nuestra platica, la operación y actividad de la creatividad en la vida de Ebony. Ésta era una historia que la comprometía y que era muy resonante para ella. Ebony ya había hablado antes del rol de la creatividad en su vida. Me contó que su padre había notado su creatividad y le había construido un cuarto especial para su arte. Sus amigos también conocían su creatividad a través de dibujos, bocetos, y libros de poesía. Para Ebony la creatividad le dio un motivo para vivir. Cuando estaba bloqueada como escritora no podía asimilar la vida. El bloqueo como escritora parecía estar relacionado con la depresión. La creatividad le daba motivación y un propósito. Al comienzo de una de nuestras pláticas Ebony mencionó que notaba que su creatividad estaba regresando. Sarah: estoy muy interesada en la creatividad. Me preguntó, ¿tu crees que es misteriosa y que viene y se va como le plazca, o que tu la puedes estimular? Ebony: yo pienso que la puedes estimular Sarah: ¿Cómo puedes estimular? Ebony: con libros, música, algunas personas. Después hablamos más acerca de cómo Ebony podía intencionalmente estimular la creatividad. También estaba muy interesado en cómo ella notaba que la creatividad estaba regresando. Incluí aquí una carta que le escribí a Ebony al final de nuestras sesiones juntas. Querida Ebony: Parece que estamos llegando al final de nuestro tiempo juntas, y me pregunto ¿qué es lo que destaca de nuestras conversaciones? Hemos hablado mucho de estar en la escuela y como para ti la escuela es como las matemáticas, con todo cuadrado y rígido. Has hablado de cuanto te desagrada la conformidad. Pero también hemos hablado de tu “creación”, como tú la llamas. ¿Te sorprendería saber que he notado como has logrado mantener tu creación viva en la escuela, vistiéndote con tu propio estilo, escuchando “the Smashing Pumpkins” en tu reproductor de discos, cargando tu libro de escritura, fotos y bocetos? ¿Qué se siente saber que has logrado mantener tu creación viva? ¿Quién más ha notado que has logrado mantener tu creación viva incluso en la escuela? Tú dijiste que mantener tu creación viva era muy importante, porque con ella tenías una razón para vivir. ¿Qué ideas tienes para mantener tu creación viva cuando salgas de la escuela? También hablaste del “regreso de la creatividad” y como en ocasiones parecía muy misterioso este regreso. ¿Cuáles son los primeros signos de que ha regresado? ¿En qué momento te das cuenta que la creatividad ha regresado? Me interesa la manera en que la creatividad aparece, y vuelve a aparecer en tu vida. ¿Qué tipo de futuro te espera con la creatividad? Lo mejor para el futuro, Sarah El tema de “El regreso de la creatividad” fue un importante cambio en la depresión de Ebony. Se lograron conocer las cualidades, habilidades y conocimiento de Ebony a través de preguntas. Michael White (2004) sugiere que cuando creamos historias alternativas buscamos pistas que nos relacionen con la persona. Que pueden ser la entrada a terrenos de una historia alternativa, otros terrenos de su vida, y lo que es importante y valioso de eso. Para Ebony el concepto de creatividad se relaciona mucho a ella. Buscando formas de describir la creatividad y sus habilidades relacionadas a ella, se logró disminuir el poder de la depresión.

 DIBUJANDO LA DEPRESIÓN- LA HISTORIA DE MIRIAM
En conversaciones sobre depresión, también me pareció muy útil en ocasiones invitar a las mujeres jóvenes a ser parte en la externalizacion de las conversaciones. A continuación les daré un ejemplo: Miriam vino a consejería sintiéndose mal. Ella estaba teniendo dificultades para dormir y se sentía cansada todo el día. Se sentía triste y con ganas de llorar, y tenía problemas para concentrarse en clase. Algunos de sus pensamientos eran “que la vida era mala; que pasaba muy rápido; era corta y luego terminaba”. Y esto le llamaba depresión. Invité a Miriam a que dibujara su depresión, en el pizarrón o en una hoja blanca. En el pizarrón dibujó un hoyo con diferentes plumones de colores. En este hoyo estaba la soledad y la tristeza. Le pregunté que dónde se encontraba en la imagen. Miriam primero se dibujó al fondo del hoyo. Al fondo del hoyo también se encontraba la soledad, la tristeza y unas preguntas espirituales que tenía sobre la vida. Después se dibujó parada en la cima de una montaña, en una mejor luz, donde las cosas se veían diferentes; en sus propias palabras “un lugar brillante”. Viendo esta imagen me interesé en saber cómo Miriam había llegado a la cima. En respuesta a mis preguntas Miriam dibujó una ladera y también personas ayudándola. Me interesaba saber que la había ayudado a poner el primer pie en la ladera. Miriam dijo que sus amigos hicieron esto por ella, y hablamos más de cómo había sucedido. Miriam también mencionó la tristeza en su vida, y la invité a que dibujara esto. En una hoja de papel, se dibujó a ella misma cayéndose a través del océano. Ella había estado flotando en la superficie y ahora estaba en medio del océano, cayéndose en la parte más profunda. Ella describió como el océano le representaba la tristeza. Viendo este dibujo me interesó saber cómo Miriam lograría fortalecerse en este océano. En respuesta a mis preguntas, Miriam dibujó un par de aletas, y un tanque de oxígeno. También representó en un dibujo como podría ser rescatada después de nadar a la superficie del océano: esto involucraba un helicóptero y luces de bengala! Miriam también se dibujó con alas, aunque pensó que las alas no funcionarían muy bien mojadas. Miriam también mencionó que a veces se sentía en lo más profundo del océano. Cuando se encontraba ahí, lo que más le gustaba a Miriam era tener una linterna. Con la linterna ella era capaz de ver, incluso en la parte más profunda. Esto la ayudaba a ver a otros a su alrededor y le permitía no sentirse sola. Para Miriam, esta linterna representaba su celular con el que era capaz de hablarle a alguien cuando lo necesitaba. En una sesión más tarde, Miriam habló de la depresión como un gran hoyo abierto. Otra vez la invité a que dibujara esto. Ella había visualizado claramente la depresión en su mente, con detalle. La depresión era como una alberca frente a ella, profunda. Alrededor de la alberca había olas chocando cerca de ella. Las olas las dibujó en verde, morado y azul. Miriam tenía un sentido de la alberca moviéndose, abriéndose y cerrándose frente a ella. Le pregunté a Miriam cómo sería si se cayera en la alberca y contestó que sería como resultado de la desesperación. Dijo que una vez que se metiera, no habría nada bueno adentro. Sería el verdadero problema. Miriam se había dibujado frente a la alberca y una tormenta que se aproximaba. Entonces le pregunté como le haría para protegerse y se dibujó sosteniendo un paraguas. También se dibujó con una cuerda atada a su cintura que estaba amarrada a algo lejano. Cuando le pregunté qué representaba eso a lo que estaba amarrada, Miriam me explicó que eso le representaba las personas que se preocupaban por ella, sus amigos y familia. Cuando Miriam se encontraba en frente de la tormenta, le pregunté que vería si se volteara en otra dirección, hacia sus amigos y familia. Invité a Miriam a dibujar lo que vería si volteara en otra dirección. En otra hoja de papel Miriam dibujó una historia alternativa con paz en su vida. Sus amigos estaban asociados con tiempos pacíficos. Ella dibujó un río que corría tranquilo, y sus libros y música, que representaban para ella: “paz, amor y entendimiento”. Hablando sobre este dibujo Miriam describió que ella sentía ganas de sentarse en el sol con sus amigos para platicar sin preocuparse. Me llamó la atención lo diferente que eran los 2 dibujos, y como Miriam logró tener más acceso a sus sentidos en el segundo dibujo. A través de las conversaciones de externalización que hemos compartido, y los dibujos que Miriam ha creado, una historia alternativa estaba surgiendo. En las sesiones siguientes seremos capaces de explorar juntas otras maneras de que Miriam pueda revisar su relación con la depresión. REFLEXIONES En este artículo, me he enfocado en como la depresión puede ser externalizada e historiada en conversaciones con mujeres jóvenes. Me he dado cuenta de la cantidad de historias alternativas que se pueden elaborar. Y teniendo en cuenta la creatividad, durante mis pláticas con Ebony, Miriam y otras mujeres jóvenes, he prestado mucha atención de la “química” de la creatividad en nuestras pláticas. Juntas fuimos capaces de arriesgarnos a conocer direcciones que no habíamos explorado y ver las situaciones con una nueva perspectiva. De esta manera, he sido testigo de cómo trabajando creativamente nos permite abrir nuevos caminos: no sólo para las mujeres jóvenes, sino también para mí. Estamos realizando este viaje juntas, explorando nuevos territorios, sin saber hasta donde llegaremos… Alumnas: Celia Patricia Ramírez Lomelí y María Cristina Santoscoy Gutiérrez Modelo de Terapia Narrativa Maestría en Terapia Familiar Sistémica

0 comentarios:

Publicar un comentario

Buscar

Seguidores